Cuando los cimientos no reconocen su propio tejado

Hay quién dice que “ya no hay ideologías”, no estoy de acuerdo, de hecho creo que queremos volver desesperadamente a reconocernos en alguna y ese es el gran problema. Preguntan en las calles a gente anónima de política y responden, tras opinar políticamente, que prefieren no opinar, y se definen como apolíticos; esto no sólo es un contrasentido, es, sobretodo, imposible. Somos un animal político, un descarado animal político, es un rasgo de nuestra humanidad, nos define absolutamente; cada acción (u omisión) del ciudadano es una acción política aunque parece que nos han ido convenciendo de que no opinar es una opción. Seamos francos, sabemos que nos han  mentido.

acampadasol

Que la historia se repite es algo que también sabemos, a estas alturas ya podemos decir que no sabemos evitarlo. Percibimos las tensiones que nos recuerdan a otras, aplicamos fórmulas exitosas que son válidas para otras culturas en un intento de homogeneizar algo que tiene su belleza en lo heterogéneo, fomentamos el debate de la desafección de manera destructiva a pesar que el resultado iza banderas populistas que gustan de alimentar y alimentarse de odio. Sabemos dónde vamos también cuando el caos es una opción y nos da igual perder.

La Democracia está en los detalles. Los mismos griegos que al crearla nos hicieron notar que tiende a la oligarquía hoy venden sus últimos pilares mirando de reojo a un corporativismo impuesto y asumido, hoy son el experimento cruel, lleno de intereses leoninos, del mismo país al que condonaron una igualmente opresiva deuda de guerra, años atrás. La respuesta social ha sido la entrada en el Parlamento de los grupos de ultraderecha que, justamente por lo contrario, desde el otro lado del tablero, han irrumpido también en el Gobierno Nacionalcatolicista de Hungría, en la (des)conciencia colectiva de los suizos, austríacos, franceses, etc, en la impunidad de las acciones en casi toda Europa, a veces, como en España, recibiendo sólo avisos de sanción por parte de la UE al Gobierno estatal tras comprobar una pasividad con acciones cada vez más amenazadoras y violentas. Fueron los griegos clásicos los que establecieron métodos de control para mantener demócrata la democracia, nos hemos creído más sabios y así nos encontramos a punto de perder todo lo conseguido desde 1789 como ciudadanos, a un paso de admitir como opción que desaparezca la separación de poderes, a un suspiro de olvidarnos del Contrato Social. Qué falta haría leer a Rosseau y qué poco preparados estamos biológicamente para perder derechos en tiempos de paz.

 

El problema no es sólo europeo, el día que las corporaciones impersonales del gran capitalismo salvaje descubrieron las posibilidades de la globalización, llegó el corporativismo supranacional como esa oligarquía amenazante de la que hablaban los maestros helenos. A través del clientelismo de ida y vuelta hicieron cómplices a la política y al resto de poderes, incluso al cuarto y al quinto poder, resultó tan fácil que es un insulto a nuestra inteligencia colectiva, finalmente nuestra participación en el juego es voluntaria, siempre jugamos con los trileros si el gancho es conseguir dinero fácil.

Si la cultura del pelotazo y el clientelismo político se han convertido en un atractivo universal (si acaso no lo han sido desde siempre), también hemos convertido en universal el apoyar los conatos de despertar social de la Ciudadanía siempre y cuando lo enfoquemos como un problema diametralmente diferente si sucede fuera o dentro de nuestras fronteras. Lo que son recortes de Derechos de manera objetiva son aberraciones externas o pasos necesarios para la recuperación (económica, nunca hablamos de recuperación social) a nivel interno; lo que son revueltas antisistema o cuasi-terroristas en el territorio propio se transforman en gritos de libertad y democracia si suceden a pocos kilómetros de nuestras fronteras, sólo con nombrar de otra manera (intencionada) las mismas acciones lo convertimos en otra cosa y permitimos que la  respuesta social no sea común. “Primavera Árabe” o “take the square” tienen el mismo origen, son la misma respuesta ante una misma crisis, económica y sobretodo de valores, hay diferencias entre ellas al igual que las hay en las circunstancias de los individuos que llenan las plazas, si, pero verlo como dos respuestas diferentes quita toda la posibilidad de conseguir el cambio buscado, de conseguir una respuesta tan globalizada como el problema contra el que se protesta; una Ciudadanía concienciada a nivel global es un contrapoder efectivo, una protesta puntual en un territorio es mucho más controlable.

La desafección política parece ser una estrategia más. A menor interés muestre la Ciudadanía en resolver sus problemas, cuanto más crea que las cosas pasan porque son inevitables, cuanta más apatía más sencillo es el control de la situación. Finalmente las respuestas a satisfacer son populistas y los resultados electoralistas, nada que sea difícil de manejar.

NOTON+15M+Sevilla

Si esto es grave en sí, es más grave en el Socialismo. Que los partidos socialistas parezcan y sean cómplices de todo lo comentado con anterioridad, roza la obscenidad política. Personajes de dudosa moral como Dominique Strauss Kahn, no corresponden a ningún valor del socialismo; su amor por el lujo sólo es comparable a sus políticas afines al neoliberalismo. Siendo más genéricos, si los partidos socialistas clásicos sólo nos hablan en tanto a valores económicos no son reconocibles como tales, un partido socialista tiene  que intentar ir un paso más allá de Keynes, hablarnos de lo económico desde lo social, actuar teniendo como prioridad las políticas sociales, sostenibles, pero sociales. Con el nacimiento de los movimientos populares que “toman” las plazas se ha roto el último hilo de unión entre los partidos socialistas clásicos y sus bases, tanto electorales como políticas. La obviedad no es ningún secreto. El “no nos representan” lo gritan casi con más fuerza los militantes y los simpatizantes (y muchos representantes).

Lo que sucede con la sociedad en general sucede dentro del ámbito socialista: los cimientos no reconocen su propio tejado. Esto es terrible. Causa desorientación y eso es peligroso para  unos y provechoso para otros (no hay que ser un gran analista para saber quién es quién). La Ciudadanía no se reconoce en medidas que recortan derechos fundamentales “porque no hay más remedio”, los socialistas no se reconocen en las medidas xenófobas y continuístas de Valls en tanto a los inmigrantes en Francia. Tras el período de desconcierto lógico, que ha durado años porque no hemos sabido reaccionar, los ciudadanos hemos salido a la calle quizá menos o con menos imperatividad de la que deberíamos, lo hemos hecho para recordar que el Pueblo es soberano, lo haríamos mejor si repasáramos los textos que han fundamentado los valores universales de la Ciudadanía contemporánea.

Las bases socialistas también están despertando, lo hacen acompañadas de algunos dirigentes que siempre parecerán pocos y serán sospechosos de estar demasiado apegados al status quo, pero que son necesarios. Allá donde se ha tardado demasiado en despertar los partidos socialistas han desaparecido, se han refundado o ya ni son ni volverán a ser fácilmente opción de Gobierno. Esto, que hasta hace poco era impensable, hoy día es una opción viral. Hay muchas voces hoy que proclaman estar en oposición directa a políticas aplicadas por sus partidos pero que tienen tanto vocación política como pocas ganas de dejar que otros se apoderen de siglas que reconocen como propias y aún válidas, esta dinámica está cobrando especial fuerza en los partidos socialistas europeos.CA.0326.INCEPTION. El socialismo moderno, que tanto se enorgullecía de reconocerse desde sus cimientos, contempla hoy como dichos cimientos a veces observan a sus “tejados” como si fueran de otro edificio, no es ya que simplemente no se reconozcan en ellos. Se alza la voz, se buscan respuestas, y esto parece aún más grave cuando sabemos de casos de representantes o ex-representantes igual de desorientados, haciendo que parezca en ocasiones que las tejas crean ser el tejado mientras hacen ver que son ellas las que sostienen el edificio. Algo falla y todos somos conscientes, muchos quieren llegar a una solución lógica que contempla que las obras no deben ser sólo de mantenimiento para que un edificio siga teniendo sentido, que hacer reformas en las estructuras sale mucho más barato que cambiar de solar y empezar de nuevo porque no desperdiciamos la historia recorrida, que si el edificio necesita nueva logística no valen apaños, hay que aportarla, que la aluminosis puede hacer que se derrumbe el edificio con todos dentro y cualquier día perdido es arriesgarnos sin razón, hay que saber ver que si el principal valor del edificio es que es, desde los cimientos a los tejados, algo de todos, estar en contra que cada uno no tenga su propia llave es querer convertirlo (sin legitimidad) en otra cosa. Hay fallos, habrá errores, pero nadie es prescindible en igualdad de condiciones, así se solucionan los problemas, reconociendo y actuando de manera justa y solidaria. Si crees, como teja, que las herramientas te condicionan, busca por todo el edificio nuevas herramientas o ayuda para crear herramientas propias para todo el edificio, esas son las únicas herramientas que pueden evitar el derrumbe, derrumbe que cuando el tejado está tan aislado que se puede ver desde los cimientos puede ser irreversible (al menos para el tejado).

 

Al final, problemas y soluciones, tejas y cimientos, datos y metáforas, son igual de universales que los valores y derechos (también de los deberes) que no renunciamos a preservar. Son válidos para hablar de socialismo, adquieren mucho más valor si de lo que hablamos es de Ciudadanía.

Anuncios

Publicado el 10/17/2013 en Uncategorized y etiquetado en , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: